Una traductora en Bruselas

Cómo mudarse a Bélgica y no morir en el intento

¡Hola de nuevo! En este espacio vamos a hablar de los trámites administrativos que hay que llevar a cabo a la hora de vivir en Bélgica y también de las cosas que necesitáis saber antes de iros, en concreto si vais a Bruselas, pero lo podéis extrapolar a toda la zona francófona y más. Esta entrada surge a mi vuelta España después de pasar un año allí y a raíz de los muchos compañeros a los que os han adjudicado Bélgica para vuestras estancias en el extranjero. ¡Allá vamos!

Lo primero de todo, tenéis que saber que en Bélgica existen dos comunidades principales. Flandes, de habla neerlandesa y Valonia, de habla francesa. Existe cierta tensión entre las dos, por lo que es bueno saberlo de antemano para no meter la pata. La Región de Bruselas-Capital es oficialmente bilingüe, aunque la mayor parte de sus ciudadanos habla francés. Si no habláis ninguna de estas dos lenguas, no tendréis problema para comunicaros en inglés; Bélgica es un país muy rico en cuanto a población procedente de todo el mundo.

Mapa de Wikipedia en la que se muestran las diferentes comunidades en Bélgica

Vamos con lo más pesado: el papeleo. Variará un poco en función de si vais en calidad de estudiante o trabajador, pero aquí podéis encontrar la información más general. Registrar vuestro viaje en el Registro de Viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Sé que una estancia como auxiliar de conversación o estudiante erasmus no es un viaje como tal, pero esta plataforma os sirve para estar localizables en caso de emergencia grave. Es completamente voluntario y podéis encontrar toda la información en este enlace.

Registrarse en la comuna si vais a pasar más de tres meses viviendo en Bélgica. Es una de las cosas que tenéis que hacer al llegar, en su sitio web indican que dentro de los primeros ocho días. Para inscribiros en el censo necesitáis una dirección belga. Después, solo tenéis que ir a vuestra comuna con el DNI y unas fotos de carnet. Es posible que también os pidan el contrato del piso y el acuerdo o matrícula de la universidad (si sois estudiantes) o el contrato de trabajo. En caso de que todavía no tengáis trabajo, debéis inscribiros en el paro y llevarles también documentos que demuestren vuestra búsqueda de empleo activa (tenéis que imprimir los correos electrónicos). Normalmente irá un agente de policía a comprobar que residís en el domicilio que les habéis proporcionado. Cuando os marchéis definitivamente, se lo comunicáis por correo y listo.

Inscribirse en el paro. Es necesario si os registráis en la comuna como demandantes de empleo. En el caso de Bruselas, tenéis que hacerlo en Actiris, pero si vivís en cualquier otra región, aquí podéis encontrar más información. Una vez lo hagáis, podéis acceder a su bolsa de empleo y a cursos formativos. Los más interesantes son los de idiomas y Orientaeuro. Esta última agencia os proporciona una especie de coach para la búsqueda de empleo que os guiará a la hora de hacer un currículo dirigido a los empleadores belgas y con las entrevistas que sin duda es muy útil. De nuevo, cuando os queráis dar de baja, podéis hacerlo desde España a través de My Actiris.

Inscripción como residente en el Consulado. Tampoco es necesario, pero si tenéis en mente pasar mucho tiempo viviendo en Bélgica, es cuanto menos, recomendable. Si en algún momento de vuestra estancia necesitáis algo, será más fácil y rápido si ya estáis inscritos. Os dejo su página web.

En cuanto a la atención sanitaria, debéis saber que no es gratuita y que un porcentaje (entre el 10 y el 20 %) siempre lo paga el paciente. Más o menos funciona como la sanidad privada de aquí: vosotros elegís la clínica, aunque sea para ver a un médico de atención primaria y dependiendo de la situación, tendréis que pagar al momento u os enviarán una factura a casa en un par de semanas. Mi consejo es que vayáis con la Tarjeta Sanitaria Europea, os atenderán en urgencias y primero enviarán la factura a la Seguridad Social española. Además, os recomiendo encarecidamente contratar una mutua privada si no la tenéis (normalmente los estudiantes erasmus y los trabajadores con contrato ya la tienen sin necesidad de hacer nada más). En el sitio web de la Embajada de España en Bélgica lo explican muy bien. Por otro lado, desde hace unos años, el coste de solicitar una ambulancia no es reembolsable y existe una tarifa plana de 60 € sea cual sea la distancia recorrida. Por último, las pequeñas dolencias se suelen consultar en la farmacia sin más.

Espero que con estos datos y consejos, la transición administrativa os sea un poco más fácil. Si alguno de vosotros se va a Bélgica de estancia en los próximos meses, me encantaría saberlo. No olvidéis que podéis dejarme vuestras dudas en los comentarios o en el formulario de contacto de arriba a la derecha.

Igualmente os recuerdo que ahora podéis suscribiros al blog en el apartado de la derecha si estáis leyendo desde el ordenador o abajo si lo hacéis desde el móvil. 

Imagen de cabecera hecha con Canva Pro.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *