Imagen de cabecera para la entrada Una traductora en Bruselas II

Piso, trabajo, pareja* en Bruselas, Bélgica

¡Hola! *Espero que me perdonéis la referencia a la novela de Zahara del título. En la anterior entrada de Una traductora en Bruselas os hablaba de manera general de los trámites que había que hacer a vuestra llegada si decidíais pasar una temporada en Bélgica; hoy os dejo unos consejos para la búsqueda de alojamiento, trabajo y ¡aprendizaje de idiomas!

Para los temas que vamos a tratar aquí, tenemos que tener en cuenta de que, a pesar de que una vez allí no parece muy grande, la Región de Bruselas-Capital se compone de 19 municipios llamados comunas. Bruselas como tal, es la que se encuentra en el medio. Cada una tiene su propia administración o ayuntamiento, policía, hospitales, gestión de residuos…

Empezamos por lo que me parece más difícil, encontrar piso, sobre todo si estáis en España y tenéis que buscar alojamiento a distancia, pero no es imposible. Tenéis varias opciones:

  • La plataforma Spotahome puede ser bastante socorrida para los alojamientos a corto plazo. Una persona se encarga de visitar el posible alojamiento y hace un vídeo bastante completo. No es lo mismo que verlo por vosotros mismos, pero hace el apaño. Con ellos tendréis siempre la garantía de que la oferta es 100 % real. Eso sí, es un servicio que se paga y el alquiler puede resultar algo más elevado que de normal. Por último, en esta web podéis encontrar desde habitaciones hasta pisos completos, incluidas residencias de estudiantes.
  • Los grupos de Facebook. Tenéis un montón de grupos de expatriados y de estudiantes internacionales para elegir, pero mi recomendación es Bxl à Louer – de bouche à oreille (II) porque lo utilizan también los bruselenses. Me da la sensación de que los precios son más razonables y que podéis encontrar algo más rápido a través de ahí, siempre que no os de reparo alquilar a particulares. Este fue mi caso y la verdad es que estoy muy contenta con la experiencia.

Ahora bien, lo que os aconsejo es tener varias opciones y si es posible, que vayáis a verlas en persona antes de mudaros. Ninguna conversación vía mensaje o vídeo es comparable a visitar vuestra futura casa antes de firmar el contrato: ver el barrio, tener una primera impresión de los vecinos… son cosas pequeñas que nos suelen importar menos, pero que sin duda marcan la diferencia entre una buena y una mala experiencia.

Por otra parte, en mi opinión, las mejores comunas para vivir son Ixelles, Etterbeek, Auderghem y Woluwe-Saint-Lambert. Son bastante grandes y no están lejos de las universidades ni de las instituciones europeas; están bien conectadas con el centro en transporte público y no les falta de nada. Son zonas tranquilas y bastante familiares, aunque sobre todo Etterbeek e Ixelles tienen mucho ambiente en el afterwork. Además, Ixelles, Etterbeek y Jourdan están muy cerca de lo que se conoce como Quartier Leopold o barrio europeo, que también tiene sus ventajas.

El transporte público es imprescindible para moverse por Bruselas. Podéis adquirir la tarjeta MOBIB en los quioscos que hay en las estaciones de metro (cuidado porque no hay en todas y tienen un horario bastante limitado). La MOBIB puede ser personal o básica. Si os decantáis por la primera opción, no olvidéis llevaros unas cuantas fotos de carnet. Se puede recargar en cualquier quiosco o máquina; las encontraréis en las estaciones de metro, tren y en algunas paradas de autobuses y tranvía. Igualmente, podéis pagar un bono para unos cuantos viajes o la tarifa mensual. Lo mejor es que una no excluye a la otra: es decir, si os quedan viajes sueltos y ya habéis pagado el mes, esos viajes se quedarán guardados en la tarjeta. Además, podéis escoger qué día queréis que comience vuestro abono mensual, lo que es un puntazo.

En cuanto a tarifas, los billetes sueltos rondan los 2 € (si lo adquirís dentro del transporte cuesta unos céntimos más), un abono de 10 viajes (con tarjeta MOBIB) son 14 € y para el mensual diferenciamos entre STIB (49 €) y MTV (55,50 €). Con este último podéis viajar en tren por la Región de Bruselas-Capital, es decir, los 19 municipios, en asientos de segunda clase.

Os dejo por aquí la página web con toda la información.

Por la parte del trabajo, ya os hablé de Actiris y Orientaeuro en la anterior entrada, donde os pueden orientar un poco, pero también quiero daros unas pinceladas si estáis buscando algo complementario o a media jornada.

  • Las agencias de intérims. Hay muchísimas, tanto generalistas como especializadas en ciertos sectores laborales. Son plataformas en las que los empleadores ofrecen empleos de todo tipo y con contrato que pueden ser desde un par de días hasta unos cuantos meses. Allí se llevan mucho y las que yo conozco son Adecco y Randstad.
  • Si lo vuestro son las clases particulares, Superprof funciona muy bien. De nuevo se trata de una plataforma que pone en contacto a estudiantes con profesores.

Finalmente, el idioma. Bruselas es la capital europea por excelencia y podréis entenderos en inglés en la mayoría de ocasiones. Incluso es posible que si trabajáis para una empresa neerlandesa no necesitéis más, pero nunca está de más conocer el idioma de donde estáis viviendo. En Bruselas la oferta es gigantesca: tenéis las clases particulares, los tándem y mucho más. También podéis apuntaros a cursos de francés y neerlandés con otros estudiantes internacionales en las diferentes universidades, sin embargo, algunos de estos cursos no son muy serios y no se aprende todo lo que os gustaría.

Lo que os recomiendo si estáis buscando cursos más completos son los Institutos de Promotion Sociale. Se trata de centros que ofrecen una gran cantidad de cursos con un precio muy económico, tanto de idiomas (francés, neerlandés, alemán, español…) como informática, y tienen una enorme variedad de horarios. Aunque el nombre os pueda dar un poco de reparo al principio, son lugares multiculturales con un ambiente muy guay.

Dependiendo del instituto que escojáis, tendrán unas lenguas y unos niveles, aunque muy pocos llegan al nivel C1 o avanzado. Normalmente hay que hacer una prueba de nivel en agosto o enero, pero lo mejor es que os aseguréis llamando al instituto que os interese. Podéis encontrarlo todo pinchando en este enlace. Y una última aclaración para que no os hagáis un lío con los niveles, un UF5 se corresponde con un B1 alto o un B1.2 en España. Al final del curso, se hace un examen y os dan un título o attestation.

Espero que os sean muy útiles a todos los compañeros y compañeras que os vais a realizar una estancia allí en los próximos meses. Como siempre, podéis dejarme vuestras preguntas en los comentarios o en el formulario de contacto de arriba a la derecha.

Además ahora también podéis suscribiros al blog en el apartado de la derecha si estáis leyendo desde el ordenador o abajo si lo hacéis desde el móvil. 

Imagen de cabecera hecha con Canva Pro. 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *