El CI(E)TO de la Universidad Miguel Hernández

¡Hola de nuevo! Hoy os quiero hablar de mi primera experiencia como intérprete en un congreso. Preparación, nervios, glosarios, cabina… Dejaré también algunos consejos que me vinieron genial aquel día y, como siempre, podéis contactar conmigo si tenéis dudas o queréis preguntar algo en concreto. Ahora también podéis suscribiros al blog en el formulario de la derecha.

Durante el último año de carrera, pude participar como intérprete en un congreso universitario de una universidad vecina: el el Congreso Internacional de Estudiantes de Terapia Ocupacional que organiza anualmente la Universidad Miguel Hernández en Alicante. Fue una de las mejores experiencias del grado y agradezco mucho que mis profesores tuvieran estas iniciativas tan chulas. Al principio, cuando nos lo propusieron en clase de Interpretación me entró miedo y dije que no, pero conforme avanzaba el cuatrimestre cambié de idea. Así que, si tenéis la oportunidad de formar parte de alguna actividad como esta, os animo a hacerlo. En nuestro caso, todos los que participamos nos quedamos con ganas de interpretar algún discurso más. Lo mejor de este congreso es que está hecho por y para estudiantes, por lo que nadie esperaba interpretaciones impecables. Eso sí, lo hicimos lo mejor que pudimos, con mucho respeto hacia el tema, los ponentes y los asistentes.

Para interpretar, una de las cosas más importantes es prepararse muy bien y con suficiente antelación. En el grupo de inglés nos organizamos de la siguiente manera: nos pusimos por parejas de cabina, para dividir la carga; nos repartimos las ponencias, estudiamos los resúmenes que habían proporcionado los conferenciantes e incluso contactamos con algunos para preguntarles dudas; hicimos muchísimos glosarios, tanto del tema en general como de cada ponencia; creamos una carpeta en Google Drive para que todos pudiéramos tener toda la información y asistimos a varias clases preparatorias para hacer prácticas de interpretación extra. Como veis, el trabajo en equipo es igual de fundamental. También tenéis que trabajar lo mejor posible con vuestro compi de cabina; si uno se cansa, se equivoca, se queda en blanco, es el otro el que le toma el relevo: es decir, se prepara todo aunque en principio no vayáis a interpretar ese discurso en concreto.

Dentro de la cabina lo mejor es que no haya mucha gente, aunque yo recuerdo que la sesión de mañana del primer día estaba a reventar. Tengo que decir que la sesión de tarde solo estábamos tres o cuatro personas (había una profesional que nos supervisaba) y estuve mucho más tranquila. En la primera ponencia me puse un poco nerviosa entre los cables y con los botones de la consola: me enredé con un alargador y me cargué un boli, pero gracias a mis compañeros, pude hacer la interpretación sin problemas y nadie de la audiencia se dio cuenta. También me acuerdo de que había varios discursos que no tenían intérprete, y yo me atreví a interpretar uno, pero a a los pocos minutos me quedé en blanco y tuvo que seguir la profesional por mí. Me repito, pero la preparación de cada discurso es indispensable.

Algo muy bueno es que los discursos que interpreté no duraban más de quince minutos, por lo que no me cansaba en exceso. Además, como nos turnamos, podía descansar entre uno y otro, aprovechar para beber agua, repasar los glosarios y hasta mirar el móvil, eso sí, con el máximo silencio e intentando salir lo menos posible de la cabina. Es muy importante minimizar el ruido para no causar interferencias ni distraer al intérprete.

Mi primera experiencia como intérprete de conferencias: aquí estoy sentada con la acreditación del congreso.
Con la acreditación del congreso en calidad de intérprete.

En la cabina nos dejaron un montón de botellas de agua y bolis, pero llevad los vuestros por si acaso, además de una libreta para tomar notas. Igualmente prepararon un almuerzo en el recibidor al que estábamos invitados, aunque os aconsejo no comer mucho ni cosas muy pesadas antes de interpretar, mejor al terminar.

Siempre se dice que los intérpretes tenemos que vestir con colores neutros y sobrios, pero en este contexto lo mejor es que os pongáis con ropa cómoda, sobre todo si vais a pasar allí muchas horas. También tenéis que ser puntuales y deberíais ir al lugar de la conferencia alrededor de una hora antes para encontrar el sitio, coger la acreditación, acomodaros en la cabina… ¡Yo fui con dos horas de antelación!

Por último os cuento que nosotros ese día hicimos casi todo inversa, es decir, interpretamos del castellano al inglés, por lo que teníamos esa dificultad añadida. Hablar con la voz clara y vocalizando más de lo normal es clave. También os aconsejo preparar frases tipo para las presentaciones del ponente antes del discurso y para las preguntas del final; por ejemplo: are there any questions? o do you have any questions? Parece básico, pero en el momento, con los nervios y la rapidez, podemos meter la pata.

Espero que después de esta entrada os animéis a participar en actividades como esta. Gracias a esto, le perdí el miedo a la interpretación simultánea y decidí formarme más en interpretación. Recuerdo la experiencia con mucho cariño y no puedo esperar a meterme en una cabina otra vez.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Y recuerda que ahora puedes suscribirte al blog. ¡Nos vemos pronto!

2 respuestas a “Mi primera experiencia como intérprete de conferencias”

  • Creo que a todos nos pasó algún accidente en la cabina… ¡A mí se me saltó un botón del cacharro! Y mis compañeras tuvieron que buscarlo mientras yo interpretaba. Un show.
    Espero que esta entrada la lean más primerizos o estudiantes, porque creo que lo más importante es que hablas con toda la honestidad del mundo. ¿Se pasa un poco mal? Pues sí. ¿Merece la pena? Pues muchísimo.

    • ¡Sí! Me acuerdo también de cuando en inglés os hacíamos señas desde nuestra cabina para ver si nos podíais interpretar bien por relé. ¡Otro reto! Cuando se me pasaron los nervios lo disfruté tantísimo… ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *