¡Hola de nuevo! Hoy quería hablaros sobre mi Erasmus. Me fui el primer cuatrimestre de tercero de carrera a la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo (Reino Unido) en 2017. Y en esta entrada os cuento un poco sobre cómo fue el proceso para elegir el destino y los preparativos antes de irme. De esta manera un poco más general creo que os puede servir tanto para los que estáis pensando en ir a Edimburgo como para los que tenéis otros destinos.

Ahora mismo, la cuestión de si el Reino Unido continuara realizando intercambios Erasmus está en el aire a causa del Brexit y depende de negociaciones futuras. Estoy segura de que se llegará a un acuerdo para que se sigan llevando a cabo por los beneficios que presenta, no solo para los estudiantes. Sea como fuere, espero que esta información os sea útil y disfrutéis de una estancia maravillosa en el extranjero.

Elección de destino

Cada sitio es diferente y os va a aportar una serie de cosas distintas. En mi caso, la Universidad de Alicante me daba la posibilidad de ir a una universidad con mi lengua B, C e incluso D. Esto es que, con mi combinación, podía solicitar tanto un destino de habla inglesa como francesa o rusa.

A la hora de establecer la prioridad de destinos, os tenéis que fijar en un par de cosas.

  • Localización y clima. ¿Queréis marcharos lo más lejos posible de casa o preferís poder volver en cuanto tengáis oportunidad? ¿Sois capaces de pasar cuatro meses sin ver el sol? Parece una tontería, pero puede influir mucho en vuestro estado de ánimo durante la estancia. A mí al principio no me importaba pasarme cuatro meses en un entorno poco soleado y muy lluvioso, aunque había días que las (escasas) horas de luz no me bastaban y que me entraba una pena que no sabía ni de dónde venía. Consejo: podéis comentárselo a vuestro médico de atención primaria y ver si os recomienda un suplemento vitamínico.
  • Capacidad económica. Se lo dije a muchos de mis amigos cuando se fueron después que yo, y lo mantengo: irse de Erasmus con dinero no es lo mismo que irse con la beca. Muchas veces esta última llega tarde, cuando ya lleváis varios meses de estancia, y se queda corta. Tampoco es lo mismo irse de Erasmus a Suiza que a Polonia. Por mi parte os diré que la vida en Reino Unido es más cara que en España y que nunca podría haberme ido de Erasmus allí sin el sobreesfuerzo económico que hizo mi familia. Otra cosa importante que me caló allí es que un euro no es una libra. Grabáoslo a fuego.
  • Estudios. El Erasmus es fiesta y diversión hasta que hay que ponerse a estudiar. Nadie quiere pensar en ello, pero mi consejo es que busquéis una universidad que aporte algo a vuestro perfil académico y profesional. En mi caso, buscaba una de estas dos cosas: que la universidad destacase por su formación de intérpretes o una inmersión completa en ruso.
  • Operador telefónico. Aunque el roaming ya no tiene sobrecargo dentro de la UE, muchas compañías tienen una política de uso razonable de datos, como Orange. Esto quiere decir que podéis utilizar vuestra SIM española sin coste adicional, pero que al cabo de unos meses empezarán a cobraros un suplemento (normalmente, os avisarán por SMS). Algunas universidades incluyen un paquete de bienvenida con una tarjeta prepago, pero otras no y tendréis que buscaros una nueva compañía telefónica allí. Debéis tenerlo en cuenta sobre todo si vuestra estancia va a durar más de tres o cuatro meses.
  • Cuenta bancaria. De nuevo, el problema de los recargos. Informaos bien en distintos bancos sobre las comisiones por sacar dinero en efectivo en el extranjero y a cuanto os cobran el cambio de divisa (si es que la hay). En mi caso, tuve que crearme una cuenta nueva con otro banco, que me dejaba sacar hasta £200 libras al mes sin comisión. Otra opción es crearos una cuenta nueva allí; en Edimburgo muchos de mis amigos que estaban todo el curso de intercambio se la hicieron en el Santander UK por la ventaja de tener el mismo banco en España.

Proceso de selección

La verdad es que en este apartado no quiero ser muy técnica porque estoy segura de que vuestros profesores os habrán dado mucho la lata. Así que os dejo unos consejos breves.

  • No arriesguéis todo a uno o dos destinos. Si no recuerdo mal, podéis poner hasta diez por orden de prioridad, así que intentad poner al menos entre cinco y siete. Somos muchos alumnos y a veces pasa que no os adjudican el primero (como a mí).
  • Si tenéis algún título de idioma de nivel superior al que estáis cursando en TeI, es el momento de presentarlo.

Recuerdo que los tres primeros destinos que pedí fueron la Universidad de Cambridge, la Heriot-Watt de Edimburgo y la Baltijas Starptaut iska Akademija de Riga (Letonia). Para la primera me quedé fuera porque todavía no tenía el nivel C1 de inglés y la verdad es que fue una sorpresa que me adjudicaran mi segunda opción porque yo estaba convencida de que me iba a Letonia. Aunque cumplía todos los requisitos para la Heriot-Watt, pensaba que no llegaría por nota media (8), pero resultó que a los estudiantes con mejor nota que yo les adjudicaron destinos que habían pedido por encima de la Heriot-Watt.

Acuerdo de aprendizaje

O Learning Agreement. Para ser sincera, tengo que decir que fue un dolor de cabeza. Paciencia, porque es un proceso lento. Para que os hagáis una idea, empecé a hacerlo a finales de abril (uno o dos meses después de la adjudicación definitiva de destinos) y no tuve el definitivo hasta finales de octubre (a mediados de mi estancia). Hubo muchas propuestas, rechazos y cambios una vez ya se había aceptado la propuesta. Además, cuando se aprobaba, había que firmarlo tanto en la UA como en la Heriot-Watt.

En este apartado lo que os recomiendo es que no intentéis hacer más asignaturas o asignaturas que no os veáis capaces de aprobar. A día de hoy, todavía me arrepiento de haber convalidado Introductory Microeconomics por Traducción Económica. A mitad del cuatrimestre me vi superada por la asignatura (hacía años que no cursaba Matemáticas y nunca había estudiado Economía), y por eso añadí a mi Learning la «asignatura de movilidad». Se trata de una asignatura «comodín» con los mismos créditos que una asignatura normal de la UA para que en caso de suspender Introductory Microeconomics no tuviera que llevar más carga de asignaturas al volver del Erasmus.

Otra recomendación es que habléis con vuestros coordinadores (tanto de vuestra universidad como de la de destino) y que, si podéis, miréis acuerdos de otros alumnos de vuestra universidad que hayan ido al mismo sitio.

Aquí os dejo unas capturas de mi acuerdo definitivo, pero si os queda alguna duda, podéis preguntarme directamente.

Asignaturas que cursé en la Heriot-Watt
Asignaturas por las que las convalidé en la Universidad de Alicante

Para finalizar este bloque, también quiero decir que os aseguréis de cuantas asignaturas podéis cursar en la universidad de destino. En mi caso, para hacer una quinta asignatura en la Heriot-Watt, tenía que pagarla aparte. Por otro lado, también existe la posibilidad de hacer asignaturas a distancia. Yo lo hice con la asignatura de ruso como no existía en Edimburgo, fue algo difícil porque tuve que cargar con todo el peso del autoestudio, pero gracias a eso pude seguir estudiando ruso al volver a la UA.

Alojamiento

Hay tres opciones: alquilar/compartir un piso, residencia privada o residencia «pública», es decir, que pertenezca a vuestra universidad. El único problema es que es difícil alojarse en cualquiera si solo vais a estar un cuatrimestre de estancia, al menos en Edimburgo. Después de varios meses sin encontrar piso o de que los que aceptaban a estudiantes cuatrimestrales se salieran de mi presupuesto, me centré en las residencias. Las dos residencias privadas que ofrecían alojamiento cuatrimestral eran New Park, de student.com, que estaba muy lejos de la Heriot-Watt, y Wellgate House de Ziggurat Student Living, que era más cara.

En 2017 la Heriot-Watt contaba con una residencia dentro del campus para los estudiantes internacionales que solo estábamos un cuatrimestre, Leonard Horner Hall, que es donde viví yo. Os dejo por aquí un enlace, pero no tenía nada que ver con las fotos. Si bien en el bloque de los estudiantes internacionales cuatrimestrales las habitaciones tenían su propio baño, no teníamos cocina. Se trataba de un office con dos neveras, dos microondas y un calentador de agua. Por otro lado, no se podían tener pequeños electrodomésticos dentro de la habitación; uno de los estudiantes, al que pillaron con una tostadora en la habitación, tuvo que dejarla en el office, así que ganamos un aparato más. Entre la falta de espacio y de una cocina propiamente dicha, y los robos de comida, la experiencia no fue demasiado buena. Tampoco había mucha cobertura, pero en los puntos a favor tengo que decir que tardaba cinco minutos en llegar a clase y que la parada del bus estaba justo enfrente, además de que teníamos servicio de limpieza semanal.

Para encontrar alojamiento mi consejo es que empecéis a buscar con tiempo. También son muy útiles los grupos de Facebook y la página Erasmusu.

Espero que esta información os sirva, más adelante saldrá otra entrada menos técnica y más específica donde os contaré a fondo mi experiencia en Edimburgo.

Imagen de cabecera obtenida en Pexels.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *