Hola a todos. En la entrada anterior os contaba que estudié TeI en la Universidad de Alicante y que estaba muy contenta por haber hecho el grado allí a pesar de que no era mi primera opción. Ahora os quiero explicar por qué creo que la UA es una de las mejores universidades en formar traductores.

Creo que tanto los profesores como alumnos de TeI de la UA hacemos del grado algo enorme. Aunque esta universidad nunca aparece en los rankings de «las cinco mejores universidades donde estudiar Traducción en España», en los que la Universidad de Granada, la Autónoma de Barcelona, la de Salamanca y la Jaume I son las cuatro constantes, la UA os ofrece muchas posibilidades.

1. La universidad: 

El campus de la UA es uno de los mejores, no solo de España, sino del mundo. Y no lo digo yo, lo dice el ranking internacional Times Higher Education (THE) World University (aquí os dejo un enlace por si queréis más información). Espacios verdes, grandes pistas deportivas, bibliotecas, museo, diversidad de grados de distintas ramas… Yo siempre me sentí muy cómoda allí. Si bien nuestra facultad puede parecer algo «vieja», no dejan de reformarla y añadirle mejoras a los laboratorios de idiomas y al Aula Magna.

2. Los profesores:

Es común que en las facultades de Traducción, los profesores, además de enseñar, ejerzan como traductores. Algo que pude aprovechar mucho es que mis profesores no dejaban de «moverse»: investigar, organizar charlas con otros profesionales, talleres, jornadas… También veíamos ejemplos de traducción actuales en clase. Gracias a ellos y a sus iniciativas pude participar en actividades y proyectos que aportaron algo de experiencia a mi perfil profesional: traducciones colaborativas de sonetos de Shakespeare que se luego publicaron en un libro e interpretación de conferencias para el Congreso Internacional (de Estudiantes) de Terapia Ocupacional que celebra anualmente la Universidad Miguel Hernández, entre otras cosas. Por último, no puedo dejar este apartado sin mencionar BITRA, una base de datos sobre bibliografía sobre Traducción e Interpretación (que os resultará muy útil a la hora de hacer trabajos, palabra) creada por Javier Franco, profesor de la universidad.

3. Los alumnos:

Nosotros también ponemos nuestro granito de arena. Si todas estas actividades funcionan, es en parte por la participación del alumnado. A un nivel más general, creo que es importante que los futuros alumnos conozcáis el trabajo de la Asociación de Estudiantes de Traducción e Interpretación (AETI) desde ya. Se trata una asociación de estudiantes, para estudiantes. Ofrece bastantes beneficios a sus socios por una pequeña cuota anual, aunque también podéis encontrar mucha información gratuita en su web (bases de datos de estudios de TeI, otras asociaciones, blog recomendables…). Cada año celebran un congreso (el ENETI) de tres días en una universidad diferente de España. En 2015 se llevó a cabo en la UA, y si tenéis la oportunidad de ir (no es necesario ser socio de la AETI), no lo dudéis. Allí conoceréis a otros estudiantes y a grandes profesionales de nuestro campo. Quiero terminar contándoos que la AETI tiene vocalías en las universidades y que vosotros también podéis participar. Sirven de enlace entre los alumnos y la asociación, pero también se encargan de organizar diferentes actividades activamente en la propia universidad. ¿Queréis una charla de traducción para subtítulos? Se lo comentáis al vocal de vuestra universidad. Y si vuestra universidad no dispone de vocal, siempre os podéis animar a serlo vosotros.

4. Plan de estudios:

Algo que os ofrece la UA y que no os ofrecen otras universidades es empezar a traducir desde el primer semestre del grado (asignaturas de Traducción General Directa de textos en vuestra lengua A, que aquí puede ser castellano o valenciano, a vuestra lengua B). No es por «salir más preparados», sino por familiarizaros cuanto antes y descubrir si realmente la traducción va con vosotros. Pasa a menudo que un grado que os encantaba desde fuera os aburra soberanamente cuando os matriculáis. Y no pasa nada, ocurre más de lo que pensáis, no siempre se acierta a la primera. El caso es que opino que es mejor descubrirlo más pronto que tarde. Ojo, no estoy diciendo que si suspendéis la primera asignatura de Traducción General os rindáis y cambiéis de grado; traducir es difícil y lleva su tiempo. Otra cosa que ya os adelantaba en la entrada anterior es que prestéis atención a la oferta de lenguas extranjeras de cada universidad. La UA oferta inglés, francés y alemán tanto como lengua B (por la que entráis al grado, nivel B1), como C (lengua adicional que comenzáis a estudiar desde cero); y como atractivas y exóticas lenguas D (que podéis estudiar durante un curso o más a partir del segundo año): árabe, chino, italiano, polaco, rumano y ruso. Para terminar este apartado quiero comentar por encima el tema del valenciano. Si venís de otras comunidades autónomas y no habláis valenciano, no entréis en pánico. Existe una asignatura obligatoria de introducción a la lengua catalana. Puede estar mejor o peor organizada, pero en el peor de los casos, adquiriréis una base de valenciano a la que le podéis sacar partido en un futuro.

5. Programas de movilidad:

Como me gustaría dedicarle una entrada completa en este blog, os haré solo una pequeña introducción. Los alumnos de TeI podéis hacer estancias en otras universidades desde el segundo semestre del segundo curso. En cuanto a la movilidad internacional, se permiten dos estancias Erasmus de un semestre cada una o una estancia Erasmus y otra No Europea (Global). Es probable que los requisitos y la disponibilidad de las universidades extranjeras vaya variando con los años, así que aquí os dejo un enlace donde podéis consultarlo. Me gustaría hacer hincapié en que las estancias de movilidad son experiencias importantes y muy valiosas, pero no son imprescindibles. No se es mejor traductor por irse un año de Erasmus a Londres. Hay traductores que no se lo pudieron permitir en su momento y son tan buenos y profesionales como los que sí se fueron. Por último, también podéis realizar estancias de movilidad nacionales mediante el sistema Sicue y el proyecto Drac, que pueden ser otra opción si os interesa el plan de estudios de otra universidad.

Si tenéis alguna pregunta o sugerencia, podéis dejármela abajo en los comentarios o escribirme a través del formulario en la pestaña de «Contacto» de arriba a la derecha.

¡Nos vemos pronto!

Imagen obtenida en Wikimedia Commons, the free media repository.

11

2 respuestas a “Estudiar Traducción e Interpretación en la Universidad de Alicante”

  • Me ha encantado este artículo!!! Enhorabuena.
    Querría entrar este curso que viene en traducción en la UA,aunque no sé aún la combinación de idiomas. Tengo un C1 de inglés y un A2 de francés. ¿Qué me recomiendas?
    Por curiosidad, si haces las dos movilidades permitidas puedes hacer en el cuarto año un Erasmus prácticas?

    • Hola, María:

      Antes de nada, ¡muchas gracias por leer y enhorabuena por haberte decidido por estudiar TeI en la UA!

      Lo de la combinación de idiomas, queda a tu elección según el mercado laboral que esperes, aunque si quieres hacer francés como Lengua B o primera lengua extranjera te recomendaría que hicieses un intensivo este verano para entrar con un nivel B1. También tienes que tener en cuenta que la Lengua C o segunda lengua extranjera se empieza desde cero e igual se te hace un poco bola hasta que lleguéis a tu nivel (¡o puede ser la oportunidad perfecta para repasar!). Otra opción sería seguir con francés por tu cuenta y quizá empezar con alemán. Es una decisión muy personal, pero en mi caso (con un C1 de inglés y un B1 de francés) me pareció lo más lógico escoger inglés como Lengua B.

      En cuanto a la segunda pregunta, lo desconozco. En principio puedes hacer hasta 12 meses de estancia Erasmus así que imagino que sí, si encuentras destinos que se ajusten a esos tiempos. Creo que en todo caso habría más inconvenientes académicos. Si estás interesada, háblalo con los coordinadores que seguro que te pueden contestar mejor que yo.

      Espero haberte servido de ayuda.

      Un saludo,

      Beatriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *